www.pueblosdevenezuela.com

Curimagua   
Regreso a la página Falcón       

Poblaciones

  1. Curmiagua
  2. Uria
  3. Macanillas

Sitios

  4. Haitón de Guarataro
  5. Cerro Galicia
  6. Patiecitos
  7. Camino de Los Españoles

Cuevas

    8. Cueva del Cuarzo
    9. Cueva de Zárraga
  10. Cueva de Acarite
 
 

Curimagua

11 22 33 44
Iglesia Plaza Bolívar Casas Casas


Descripción
Pueblo agrícola que poco a poco va cobrando importancia turística. Ubicado en el corazón de la Sierra de San Luis, Curimagua es uno de los lugares más estratégicos para pernoctar y desde allí salir a conocer otros lugares de la interesantísima serranía falconiana.
El pueblo en sí es pequeño, pero muy acogedor y tranquilo. Su iglesia (foto 1), dedicada a Nuestra Señora de Las Mercedes, fue construida en 1936 y está, en muy buen estado de conservación. Al lado está la plaza Bolívar (foto 2), los bancos, pintados con los colores de la bandera nacional le dan un curioso aspecto.
En los alrededores de Curimagua hay varias posadas que revelan que el turismo en la zona va tomando fuerza. Igualmente por allí está el llamado Camino de los Españoles, cuya entrada está a unos 5 kilómetros del pueblo en la vía hacia La Chapa. Esta antigua vía llega hasta el poblado de Cabure. También está el Cerro Galicia, y diversas cuevas y profundos huecos como el Haitón de Guarataro.
 

Algo de Historia
No encontré datos de la fundación, pero hay un documento episcopal del 26 de junio de 1673 donde se menciona a Curimagua (1). Al parecer, este poblado junto con San Luis, sirvieron de apoyo a la formación de otros pueblos de la Sierra, tales como Pecaya y La Cruz de Taratara.
El personaje de más renombre es, sin duda, José Leonardo Chirino, nacido en Curimagua. Su padre era un esclavo de una familia Chirino, de allí su apellido, su madre era india, por tanto era un zambo. Por un tiempo sirvió a un acaudalado comerciante de Coro, José Tellería, con quien visitó a Santo Domingo y Haití, en este último sitio, entró en contacto con los afrodescendientes que estaban en proceso de liberarse del yugo europeo. Regresó a Venezuela con las ideas de libertad, donde participó en reuniones en el trapiche de Macanillas, cerca de Curimagua, para lograr la libertad de los esclavos. Entre los concurrentes estaba José de la Caridad González, líder local.
El 10 de mayo de 1795 estalló la insurrección, que pretendía eliminar la esclavitud y los impuestos de alcabala. En el sitio de El Socorro, estando bajo la influencia del alcohol, mataron a unos cuantos europeos. Y mientras bajaban a Coro, los vecinos de esta ciudad se preparaban y al llegar los alzados, fueron vencidos fácilmente. Chirino escapó, pero unos meses después fue capturado y llevado a Caracas, donde fue juzgado. La Real Audiencia lo condenó a morir en la horca. Su ejecución fue llevada a cabo en la Plaza Mayor de Caracas el 10 de diciembre de 1796. La Cabeza fue colocada en una jaula en el camino hacia Coro pasando por los Valles de Aragua, una mano en Curimagua y otra en Cauajaro.

Para llegar allí
Desde Coro, siguiendo la vía por Caujarao, La Negrita, La Chapa y Uría. Desde la Salida de Coro son 42 kilómetros, la carretera es asfaltada y en muy buen estado. El punto más alto se llama Cumbre de Uría y está a 1380 msnm (N 11º 13,507'   W  69º 37,026'). Por la carretera que viene desde Churuguara hay una entrada pasando por el pueblo de Cabure, esta vía aun no lo conozco. 

Ubicación
N 11º 10,062'   W  69º 40,479'
Municipio Petit, Parroquia Curimagua (Capital de parroquia)

Población
2396 habitantes (Nomenclador 2001 INE)

Altura
1090 msnm (en la plaza Bolívar)

Pueblos cercanos
San Luis (11 km)
Cabure (16 km)

Fecha de fotos
22.01.2009

Referencias
(1) VILA, Marco-Aurelio. Antecedentes Coloniales de Centros Poblados de Venezuela. UCV, Caracas 1978, p. 137

Germán Montero Alcalá
Abril 2009

Agradecimientos
Doris Pieri y Alexis León, de la Posada Flores de Salomé. Nos ayudaron mucho a contactar los guías y nos aportaron muy buenos datos sobre la zona. Alexis es todo un experto en parques nacionales y ecología. Ellos son  los dueños de la Posada Flores de Salomé, que se encuentra en las cercanías de Curimagua (vía Cerro Galicia), y ofrecen un excelente servicio de hospedaje y de organización de excursiones por la Sierra de San Luis. Flores de Salomé en el Facebook.

- - - - - - - - - - - - - - - - - - -

En el mismo Municipio (Petit)

Uria  (volver arriba)
 
11 22    
Iglesia Niño Jesús Plaza    

Descripción
Caserío agrícola entre La Cumbre y Curimagua en la Sierra de San Luis. Lo más relevante es la iglesia (foto 1) construida en la segunda mitad del siglo XX y dedicada al Niño Jesús, tiene forma de cruz y está muy bien mantenida. Frente a ella hay una plaza con un pequeño monumento (foto 2) y una placa que dice El pueblo de Uria dona esta placa al Paseo construido por el gobierno del Dr. Jaime Lusinchi a la memoria de Don Esteban Morillo Smith por su meritoria labor en esta comunidad, quien nació el día 03-09-1892 y murió el 01-02-1981. Uria, Marzo de 1988.

Para llegar allí
A unos 10 kilómetros de Curimagua viniendo de La Chapa. En plena carretera, la cual es completamente asfaltada y en buen estado.

Fecha de fotos
22.01.2009

Germán Montero Alcalá, Abril 2009


- - - - - - - - - - - - - - - - - - -

En la misma parroquia (Curimagua, Municipio Petit)

Macanillas  (volver arriba)
 

11 22 33 44
Plaza José Leonardo Chirino Plaza José Leonardo Chirino Capilla San Antonio Antonio Chirino


Descripción
Macanillas es un centro poblado conocido entre otras cosas, por ser el lugar de nacimiento del héroe regional José Leonardo Chirino. Actualmente vive de la agricultura, las naranjas son uno de sus cultivos principales. La principal construcción es la Plaza con el busto del valiente zambo (foto 1), la placa en la base dice José Leonardo Chirino, 1795- 1995. Doscientos años del primer movimiento independentista de Venezuela. El busto está en la parte posterior, hacia el centro hay otras dos placas placa, en la base de un asta. Una tiene los nombres de los integrantes de la Comisión del Bicentenario y la otra que dice En Venezuela comenzó el movimiento revolucionario por el año de 1795, con una sublevación de negros y mestizos..." (Gil Fortoul). Este sitio fue el escenario de ese germen de la independencia de Venezuela: 10-5-1795. Su cabecilla: José Leonardo Chirino. Primer mártir de la emancipación venezolana. El sitio es bastante agradable, con buena jardinería y bien mantenido. A un lado está la Casa de La Cultura que lleva el nombre del escritor trujillano Mario Briceño Perozo, en a la izquierda de la foto 2 se puede ver parte de ella. 

A un lado de la plaza, casi formando parte de ella hay una capillita (foto 3) dedicada a San Antonio. Y hablando de Antonios y Chirinos, cuando estaba tomando las fotos se me acerca un señor que insistía en mostrarme el lugar y que le dejara que me interpretara un par de canciones. Se trata de Antonio Chirino (foto 4), quien guitarra en mano, nos proporcionó unos amenos minutos a son de baladas, vive por allí cerca y le gusta que los visitantes se vayan contentos.

Algo de historia
En la época de José Leonardo, Macanillas era una hacienda, el poblado fue creciendo a su alrededor. Marco Aurelio Vila, citando al historiador del siglo XVIII, Ángel de Altolaguirre, dice que en un documento de 1768 que trata de Coro se menciona al sitio como hacienda de trapiche, escrito como Macanillas (1).

Para llegar allí
Viniendo de la vía La Chapa - Curimagua, 4 kilómetros antes de llegar a esta última hay un desvío hacia la derecha, subiendo. A menos de un kilómetro de allí hay, como decimos en maracucho, un "tapón", si se toma la ruta de la izquierda se va a salir otra vez a la carretera que va a Curimagua. Hacia la derecha y a cien metros de allí está Macanillas. Las coordenadas del desvío hacia Macanillas en la carretera La Chapa - Curimagua son N 11º 10,259'   W  69º 38,684'.

Anécdota
La primera vez que intentamos llegar al sitio, en el "tapón", en vez de cruzar a la derecha, cruzamos a la izquierda y como nos habían dicho que estaba cerca, comencé a barruntar de que me había pasado. Le pregunté a la primera persona que vi, un señor, que me dice ¡ya dejó atrás la Plaza "Seyonaldo", tiene que devolverse¡, le volví a decir que buscábamos a Macanillas y nos repitió lo mismo. De todas maneras me devolví a los pocos metros le pregunté a otro señor y la respuesta fue casi la misma: la Plaza "Seyonaldo" está un poco más adelante. Finalmente caí, "Seyonaldo" debe ser "José Leonardo". Cuando llegamos a la plaza, le pregunté a unos muchachos que allí estaban ¿esta es la Plaza Seyonaldo? y me responden al unísono: ¡sí, la Plaza José Leonardo!.

Ubicación
N 11º 11,597'   W  69º 39,019'
Municipio Petit, Parroquia Curimagua.

Altura
1050 msnm

Pueblos cercanos
Curimagua (5 km)
San Luis (16 km)
La Chapa (16 km)

Fecha fotos
10.10.2009

Referencias
(1) VILA, Marco-Aurelio. Antecedentes Coloniales de Centros Poblados de Venezuela. UCV, Caracas 1978, p. 179
 

Germán Montero Alcalá
Noviembre 2009


- - - - - - - - - - - - - - -

En las cercanías

Haitón de Guarataro    (volver arriba)
 

11 22 33  
Caseta del Guardaparques Camino hacia el Haitón El Haitón  

Cerca de Curimagua nos informaron de la existencia de un gran hueco llamado el Haitón de Guarataro. Allí conocimos a Ricardo López Chirinos quien nos sirvió de guía (foto 1 en la caseta del guardaparques). La entrada está como a dos kilómetros de Curimagua en la carretera que va hacia San Luis. Es fácil verla por la caseta (foto 1). Desde allí hay que seguir a pie, son unos pocos metros, pero es tan espesa la vegetación (foto 2) que es fácil perderse, de manera que lo mejor es ir con un guía.
En el sitio hay un pequeño letrero de Inparques, sobre este gran orificio, dice: La Sima o Haitón de Guarataro es hasta el momento, la mayor sima de Venezuela, desarrollada en calizas, con un desnivel de 305 metros, posee una boca de 12 metros de diámetro. En su largo recorrido vertical existe una pequeña galería meaudro, un pequeño río subterráneo, 600 metros de desarrollo de galerías, una cascada de 6 metros, pozos de agua, etc. Además de esta sima o haitón existe en este sendero otras estructuras de formación calizas conocidos como sumideros, los cuales recogen las aguas de las lluvias caídas durante el año y que van a drenar al lago subterráneo más grande de Venezuela. Pasó un rato hasta que tomara conciencia de lo que significa un hueco cuya profundidad es igual a la altura de la Torre Eiffel.

Guarataro es un fósil marino de origen coralino que se usa para darle más firmeza a las piezas de arcilla (1).

Para llegar allí
El Haitón está a 2 kilómetros de Curimagua en la carretera San Luis a Curimagua. Desde la caseta son unos 300 metros hasta el sitio.

Fecha de las fotos
20.01.2009

Referencias
(1)
GUANIPA DE HERNÁNDEZ, Yoleida. Paraguaná, Recuerdos, leyendas y caminos. Alcaldía Municipal Falcón, Instituto de Cultura del estado Falcón, Coro, 1994 p. 59.


Germán Montero Alcalá
Abril 2009

- - - - - - - - - - - - - - -

En las cercanías

Cerro Galicia   (volver arriba)
 

11 22 33  
Carretera subiendo Panorámica en el Mirador Veleta Natural  


Descripción
Saliendo de Curimagua, y en dirección oeste, hay una carretera que lleva hacia el Cerro Galicia, éste es el punto más alto de La Sierra de San Luis. En toda la documentación que pude encontrar dice que está a 1.500 metros sobre el nivel del mar, pero mi altímetro indicaba 1450. La carretera está en buen estado, parte de ella es de cemento y la vegetación a ambos lados es exuberante (ver foto 1). Cualquier vehículo en buen estado puede subir. Desde Curimagua son unos 7 kilómetros hasta la entrada de un mirador. Hay una caseta de Inparques y varias construcciones abandonadas, algunas de las cuales nunca llegaron a usarse. Dentro del área del mirador hay algunos pequeños bohíos como para pasar el día y quizás preparar parrillas.
En los años 70 del siglo XX, hubo un sonado caso porque se querían construir casas particulares, es decir, urbanizar la zona. La comunidad reaccionó y no se permitió seguir adelante con el proyecto.
El mirador consiste en un pequeño espacio de unos 20 x 20 metros de terreno limpio y aplanado desde donde se tiene una panorámica hacia el norte de La Sierra (foto 2). Hay mucho viento, y algunos árboles tienen una forma extraña por esta causa, el árbol de la foto 3 yo lo llamo veleta natural.
Luego del mirador se puede seguir subiendo hasta llegar a la cima donde están ubicadas una serie de antenas de televisión y otros sistemas de telecomunicaciones.

Ubicación
N 11º 10,978'   W  69º 42,283' (en El Mirador)

Altura
1350 msnm (en El Mirador)
1450 msnm (en las antenas)

Para llegar allí
Siguiendo la carretera que pasa a un lado de Curimagua, sin entrar al pueblo, en dirección oeste se encuentra la carretera que lleva al Cerro Galicia, pasando por la posada "Las Flores de Salomé". Desde Curiamagua son unos 6 kilómetros de buena carretera.

Fecha de las fotos
11.10.2009

Germán Montero Alcalá
Noviembre 2009

- - - - - - - - - - - - - -

En las cercanías

Patiecitos 
(volver arriba)
 

11 22 33  
Panorámica Camino de Los Españoles Detalle  


Descripción
Más arriba de Macanillas se encuentra Patiecitos, es casi e filo de la montaña, hacia un lado está Coro y hacia el otro Curimagua. Tiene una altura de unos 1200 metros sobre el nivel del mar, y desde allí hay una magnífica vista panorámica (foto 1) desde donde se puede ver la presa de Isiro y la costa. Por allí pasa también el llamado Camino de Los Españoles (foto 2) que viene de Coro y sigue hasta Cabure, la foto 3 muestra un detalle de las piedras. Sería un bonito y saludable paseo venir desde la capital falconiana siguiendo toda esta vía y observando los cambios climáticos y de vegetación, que ya por aquí se torna ¡realmente exuberante! Soñando un poco, podría imaginar casetas de observación cada cierta distancia, con información para los visitantes, ayuda al deportista y venta de refrigerios.
A un señor que estaba por allí le preguntamos ¿este camino llega a Coro?, responde ¡Seeee, a Cooooro, seeee! luego, ¿serán varias horas a pie hasta allá?, de igual manera ¡Seeee, varias horas, seee!. Bonito el día ¿verdad?, una vez más ¡Seee, boniiito el día, seeee! y no hablaba nada si no le preguntábamos, ¡extraño pero cómico!

Ubicación
N 11º 12,492'   W  69º 38,907'
Cerca de Macanillas

Altura
1200 msnm

Para llegar allí
Hay que seguir el camino de Macanillas hacia arriba, son unos 3 kilómetros, la carretera está en buen estado.

- - - - - - - - - - - - - -

En las cercanías

Camino de Los Españoles. Cuevas: Cuarzo, Zárraga y Acarite.
 

Camino de Los Españoles     (volver arriba)

1

1
Camino Real de los Españoles

 

22
Hacia las Cuevas
Simón y Gemán
333
El camino y sus piedras
44
Puente Colonial
55
Base del Puente Colonial
566
Vegetación espesa
77
Manato medio a medio del camino
88
Llegando a la Cueva del Cuarzo. Simón explicando.

Cueva del Cuarzo      Ir al texto          (volver arriba)

99
Entrada a la Cueva del Cuarzo
1010
Formaciones: el hombre rezando
1111
Formaciones: El Faraón
1212
Formaciones: La Sagrada Familia
1313
Estalagmitas y estalactitas
1414
Estalagmitas y estalactitas
 
1515
Formaciones: El Cocodrilo
1616
Germán explorando
1717
Hacia el cuarzo
1818
¡El Cuarzo!
1919
Llegando a la salida
2020
La salida

Cueva de Zárraga     (ir al texto)      (volver arriba)  

2121
Entrada a la Cueva de Zárraga
2222
La entrada desde el interior
2323
Simón y Germán encaramados cerca del techo
2424
Columna
2525
El húmedo y barroso suelo
2626
Pequeño túnel
2727
Saliendo de la cueva (las manos)
2828
Saliendo de la cueva (los pies)

Cueva Acarite     (ir a texto)      (volver arriba)  

2929
Hacia la Cueva de Zárraga
3030
En el interior de la cueva
3131
Uno de los vericuetos
 
3232
La entrada hacia las partes más profundas

 

Camino de Los Españoles. Cuevas del Cuarzo, Zárraga y Acarite.    (volver arriba)
11 de Octubre 2009

 Notas preliminares
Cuando uno ve los mapas de la Sierra de San Luis, encuentra desde las cercanías de Curimagua hasta Cabure, un sendero que es llamado El Camino de los Españoles. Para alguien que le guste explorar y saborear la historia, nada más atractivo que un camino como éste y ¡más aun cuando se está salpicado de interesantes cuevas!. Desde nuestra primera visita a la zona, en enero 2009, mi compañera de equipo y yo, nos propusimos visitar estas cavernas que con seguridad sería una muy instructiva experiencia.
El camino sigue hasta Cabure, al parecer hay algunas ruinas españolas, por esta vez llegamos sólo hasta la Cueva del Cuarzo, queda pendiente el resto.

Camino de Los Españoles
Como posteriormente me enteré, el llamado Camino de Los Españoles, no comienza en las cercanías de Curimagua, sino desde Coro y llegaba hasta Cabure. En mi humilde opinión, éste seguía mucho más allá, hasta Siquisique y El Tocuyo. Desde el sitio de "Los Patiecitos", cerca de Macanillas, se puede ver la pétrea senda que viene desde Santa Ana de Coro.
Sin embargo, la ruta más conocida es la Curimagua - Cabure y por ésta transitamos en la búsqueda de las cuevas. La entrada se encuentra en la carretera La Chapa - Curimagua, a 5 kilómetros antes de llegar a esta última. Hay un aviso que indica el sitio. Las coordenadas de la entrada son: N 11º 11,400'   W  69º 38,358'.
Para esta ruta contamos con la ayuda de Alexis León de la Posada Flores de Salomé quien nos hizo el contacto con Simón Polanco, guía desde hace muchos años de estas cuevas y que vive en pleno Camino de Los Españoles.
Llegamos pues a la entrada en mi camioneta, el camino está asfaltado algo así como un kilómetro, luego es de tierra. Dejamos la EcoSport en casa de otro de los baquianos de la zona, conocido de Alexis. Da mucha seguridad ir con personas como Alexis y Simón, quienes además de conocer muy bien el área, sus historias y secretos, también son ampliamente conocidos por los habitantes del lugar.
Seguimos a pie un par de cientos de metros hasta la casa de Simón (foto 1), quien nos recibió muy cordialmente y nos ofreció unas tacitas de café con las siguientes palabras este café fue cultivado por mi, secado por mi, molido por mi y ¡colado por mi! y yo agregué ¡y servido por ti!. Simón es todo un personaje, es quizás la mejor compañía para realizar la visita a las cuevas, aunque ahora hay un grupo de muy buenos guías que se están organizando para ofrecer una excelente atención a los visitantes.
El grupo estaba completo: Alexis, Julio, Simón, Helena y yo. Salimos pues, a eso de las 10 de la mañana y comenzamos nuestra caminata por el mismísimo Camino de Los Españoles (foto 2). Esta vía está hecha de piedra, y según nos cuenta Simón, traídas y colocadas por esclavos negros durante el Siglo XVII. Aunque casi completamente cubiertas por la vegetación, hay tramos donde se pueden apreciar las piedras (foto 3). Es muy importante que no se permita el paso de vehículos por allí, este camino DEBE ser preservado, es parte de nuestra historia!
Luego de un pequeño recorrido de unos 300 metros, encontramos el Puente Colonial, hay unas señalizaciones de madera que indican los puntos importantes del camino (foto 4). Este puente es un arco de piedra de casi 400 años y ¡aun se conserva!. Simón con mucho orgullo nos muestra los detalles del mismo, pero también nos expresa su preocupación ya que el puente presenta una serie de grietas y desgaste en las bases que amenazan la estabilidad de la estructura. Ojalá pronto alguna institución dedique esfuerzos y recursos para el mantenimiento de esta obra de nuestro pasado colonial. Por debajo hay un cauce seco, pero en época de lluvias el agua corre y a veces llega a sobrepasar al puente, y eso que son unos cuantos metros de altura (foto 5).
Nuestro plan era visitar tres de las cuevas de la zona, pero comenzaríamos por la más grande pero también más lejana Cueva del Cuarzo, para luego de regreso, pasar por la Cueva de Zárraga y finalmente la Cueva Acarite.
Pasamos a u lado de la entrada de la Cueva de Acarite (N 11º 10,423'   W  69º 37,680') y a unos 100 metros la de Zárraga (N 11º 10,364'   W  69º 37,652'), a 900 metros sobre el nivel del mar. Caminamos 50 metros más y cruzamos a la derecha para dejar el Camino de Los Españoles y dirigiéndonos hacia la Cueva el Cuarzo.
El camino se estrecha y la vegetación se va haciendo más y más espesa, ¡cual selva de películas de Tarzán! (foto 6), de pronto aparece algo curioso, un árbol parado medio a medio de la senda (foto 7), es un Manato, según nos comentó nuestro baquiano. Pero se está secando, le vimos muchas "cicatrices" en el tronco, parece que hay personas que pasan por allí "machete en mano", y le dan su machetazo por simple placer. Nos contó Simón que por allí hay mapanares y hay que tener cuidado (foto 8). Nos dijo que para la mordida es bueno el orine de venado y la hiel de lapa, me hizo recordar el chiste de que también es bueno para contrarrestar muchos males ¡la leche de tigra recién parida!. Más adelante nos señaló un hueco a un lado del camino donde lanzaban los restos de las culebras que han sido matadas, hay que hacerlo así porque aunque hayan pasado días y sólo queden los huesos, puede haber problemas de envenenamiento si alguien se corta con el filo de algún huesillo.
El camino sigue subiendo por la espesura vegetal, hay una zona de grandes piedras que parecieran haber llegado rodando desde la parte alta de la montaña. Un último ascenso y ¡voilá! la ¡Cueva del Cuarzo! (foto 9).

Cueva del Cuarzo  (ir a fotos)  (volver arriba)
Las estalactitas están ya desde la propia entrada, donde una gran cantidad de ellas están salpicadas de la indetenible vegetación. Inmediatamente luego de ingresar a la cueva se comienzan a ver las innumerables formaciones producto de miles de años de goteo de carbonato cálcico y otros minerales. Simón ya ha identificado una gran cantidad de figuras, la primera que nos muestra es "el osito", luego me dice ¡allí está el Faraón¡ pero la verdad es que lo que yo vi fue como una persona en posición de oración (foto 10), es más, desde el ángulo en que le tomé la foto se le ven como unas alas, podría bautizarlo como "El Ángel", luego me di cuenta que Simón se refería a otra figura más a la izquierda, este sí que es el Faraón (foto 11), un poco más adelante nos muestra a "La Sagrada Familia" (foto 12). Esto es como encontrarle figuras a las nubes, todo depende de la imaginación del observador.
Hay que llevar buenas linternas, el interior de la cueva no se ve como se muestran en las fotos aquí publicadas, todo está muy oscuro, lo que veíamos era lo que el haz de luz de las linternas nos dejaban ver. Gracias al potente flash de mi cámara fue que pudimos ver todas estas maravillas en detalle, y esto en la pantalla de la computadora. Viendo así el interior, parecía que íbamos por el camino seguido por Arne Saknussemm, el legendario científico quien según Julio Verne, pasó por sitios similares a estos en su Viaje al Centro de la Tierra. El techo lleno de estalactitas y el piso de estalagmitas, estas últimas mucho más interesantes por las figuras que se forman (foto 13), cuando las estas dos se juntan se convierten en columnas, en la foto 14, hacia la izquierda, hay una casi terminada, ¡quizás sólo le falten un par de cientos de años!. En la foto 15, con un poquito de imaginación se puede ver un cocodrilo, Simón, que conoce todos los detalles de esta cueva, ya ha determinado los mejores lugares para que los visitantes se tomen sus fotos, una de ellos es precisamente sobre el cocodrilo. Otras son como la de la foto 16 donde Helena pareciera que está tratando de pasar por una estrecha abertura en las paredes de la cueva y en la foto 17 aparezco yo haciendo el aguaje de estar saliendo de un complicado agujero.
Siguiendo por el laberinto, y dependiendo completamente de Simón, llegamos a una especie de galería donde se hay estalactitas de cuarzo (foto 18), algunas están rotas por causas naturales, pero otras por ¡alguna acción vandálica!. Llegar aquí es casi el clímax del recorrido.
Comenzamos el regreso viendo nuevas estructuras, subidas y bajadas hasta que la luz nos guía hacia la salida (foto 19 y foto 20). Habíamos comenzado nuestro periplo a las 11 de la mañana y cuando salimos ¡eran las 2 de la tarde!, no lo podíamos creer, pasamos tres horas dentro y nos pareció menos de una hora, ¿una especie de túnel del tiempo?.

Cueva de Zárraga   (ir a fotos)     (volver arriba)
Desandando lo andado llegamos otra vez al Camino de Los Españoles hasta la Cueva de Zárraga. Simón nos comenta que le colocaron ese nombre para recordar a la familia Zárraga, quienes eran dueños de una finca ubicada en ese lugar y de la cual aun hay algunos restos de la casa. Según mi altímetro la entrada de la cueva está a 900 metros sobre el nivel de mar.
La cueva es mucho más pequeña que la del Cuarzo, pero también tiene sus encantos y es de más difícil travesía (foto 21 y foto 22).
Lo primero que nos muestra Simón son una especie de "habitaciones" naturales como de un "gran apartamento" (foto 23), bromea nuestro baquiano. Uno no puede dejar de pensar en que si estábamos entrando en las casas de los primitivos habitantes de la zona. Por cierto, para entrar en uno de estos aposentos había que subir por un sitio donde de la parte superior colgaba una gran estalactita, pero dado que el piso es resbaloso y que uno sólo pone cuidado en no resbalar, Simón advierte muchachos, tengan cuidado con la cabez... ¡tas! me dí mi buen trancazo, hice como si no me hubiese dolido para evitar burlas mayores, pero lo peor fue que una vez más comprobé que el hombre es el único animal que se golpea dos veces con la misma piedra, ¡saliendo me volví a golpear! y fui el único imprudente.
Seguimos adelante, nuevas y extrañas formaciones aparecían (foto 24) el piso era de barro (foto 25), se escuchaba el chapoteo producido por nuestras pisadas, de pronto para continuar debíamos pasar un tunelcito como de un metro de altura y como metro y medio de largo (foto 26). Simón se detiene y le pregunta a Helena ¿no tienes problemas en llenarte de barro las manos? ¿no tienes miedo de pasar por este estrecho túnel? si nos dices que "no", nadie sigue, ¡porque tenemos que pasar todos! Nuestra amiga no se iba a detener por eso ¡no hay problema, yo paso! respondió sin vacilar. Pasaron todos, sólo faltaba yo, me arremangué ambas piernas del pantalón y comencé a pasar como en cuclillas, ¡así no, así no, en cuatro patas!, me decía Simón, bueno así será, sumergí mis manos en el barro y en cuatro patas terminé de pasar. Por la oscuridad no podía ver bien mis manos, pero las sentía completamente llenas de lodo, tornándose mis dedos en estalactitas digitales. No pude seguir tomando fotos ya que no quería estropear la cámara llenándola de barro.
El otro lado del túnel era una verdadera bóveda, teníamos dos pequeñas linternas, las apagamos por sugerencia de Simón y nos vimos sumergidos en la más completa oscuridad, tener los ojos abiertos o cerrados era igual. Nuestro guía nos dice que después de media hora las pupilas se dilatan lo suficiente como para poder ver algo. Nos seguimos llenando de barro por aquí y por allá, y finalmente encontramos la salida luego de una subidita con algún grado de dificultad. La foto 27 muestra hasta dónde me llegó el barro en los brazos (no sé como hizo, pero Helena salió casi ilesa) y la foto 28 en las piernas (dividí la foto en dos partes para no perder el detalle).

Cueva de Acarite    (ir a fotos)    (volver arriba)
Luego de la barriada en la cueva de Zárraga, nos dirigimos a la Cueva del río Acarite, la cual, para internarse en ella hay que caminar con el agua hasta la cintura, ¡muy buena idea para quitarnos el lodo!. La parte por donde los turistas o visitantes ocasionales pueden ir no es muy grande, la gracia aquí es zambullirse en las templadas aguas y descansar de la caminata. El techo no es muy alto, la foto 29 nuestra un reflejo de la entrada (o la salida) y el techo. Aunque no completamente oscura, éstos detalles se ven mejor en la foto que estando allí, ya que las linternas sólo alumbran puntualmente, en cambio el flash muestra una vista amplia. Llevábamos nuestros trajes de baño y la pasamos muy bien dentro, refrescándonos con el agua fría. Algunos de los pasadizos, como el de la foto 30 me hicieron recordar cuando Ulises, según Homero en su Odisea, llegó a las puertas del Hades. Y pareciera como si la verdadera entrada al Hades fuera la negra boca que se ve en la foto 31. Según nos contó Simón en 1983 tres exploradores estadounidenses se adentraron con sus equipos y uno de ellos se perdió, vino un grupo de expertos de Estados Unidos y con sus sofisticados equipos lograron rescatar con vida a su compañero después de tres días. También se dice que por allí debajo está el lago subterráneo más grande del país.

Germán Montero Alcalá
Noviembre 2009


Equipo viajero
Helena Chirinos, Germán Montero Alcalá , Simón Polanco (guía) y Alexis León. También estuvo con nosotros Julio.

Agradecimientos
A nuestro baquiano Simón Polanco y a Alexis León de la Posada Flores de Salomé quien hizo los arreglos.

Fecha fotos
11.10.2009
 

www.pueblosdevenezuela.com