www.pueblosdevenezuela.com

Yay
Regreso a la página Lara     
11 22 33 44
Carretera hacia Yay Capilla Vista desde la capilla Capilla y placita
55 66 77 88
La Hundición La Hundición La Hundición La Hundición
99      
Teodora Torrealba,
la locera
     


Un poco antes de llegar
Yay se encuentra a 8 kilómetros de Sanare, la capital del municipio Andrés Eloy Blanco, por una carretera (foto 1), que aunque de tierra, cualquier tipo de automóvil llega sin mucha dificultad. En la vía lo primero que me llamó la atención fue ver a menos de un kilómetro de la entrada a la carretera hacia Yay, una camioneta pick-up recién quemada, podría decir que había ocurrido la noche anterior. Me asustó un poco ya que dado lo solitario del camino, quizás sea un sitio donde los ladrones de autos los desvalijan y luego los queman para no dejar evidencia de los malhechores. Luego me confirmaron que así fue, y que con frecuencia ocurre. Bueno, ya estaba por allí y decidí seguir adelante, el lugar se ve muy interesante como para no explorarlo. Un poco más adelante, hacia la izquierda, aparece una magnífica vista de Sanare donde resalta la iglesia. Y luego, hacia la derecha, un enorme panorama con vista hacia la llanura en los alrededores de Quíbor y el valle del Tocuyo. Y para cerrar con los paisajes, en una de esas curvas aparece el embalse de Los Dos Cerritos hacia la izquierda, ya llegando a Yay.

Descripción
Caserío de la parroquia Pío Tamayo del municipio Andrés Eloy Blanco del estado Lara. En la entrada hay un aviso de bienvenida que dice: Bienvenidos a Yay, sitio natural, arqueológico, palenteológico e histórico del país. Con su capilla colonial cuyo origen se extiende a centenares de años. Posada y caminos de arrieros u cachifleros del ayer. Comunidad productora de ejemplos, arte y cultura, tierra de loza, el chivo, el orégano, la acemita y el tejido. Donde brilla el sol de la creatividad y la riqueza espiritual de su gente. Digna de visitar para remontarse al pasado y vivir su historia.
Lo primero que se ve, en la cima de una pequeña loma es la capilla colonial (foto 2), muy bien conservada, con seguridad recién restaurada, lamentablemente estaba cerrada al momento de mi visita (un domingo a las 2 pm), se me olvidó preguntar a quién está dedicada o quien es el patrono del pueblo (queda pendiente). Para llegar a ella hay que subir una escalera de unos cuantos peldaños, desde la capilla se ven las pocas casas que forman el poblado, la escuela y un restaurante o cervecería con su cancha de bolas criollas (foto 3). Al pie de la escalera hay una especie de proto-plaza (foto 4), comenzó su evolución pero se quedó, ¡ojalá alguien la reactive y se convierta en una plaza Bolívar!, la base ya está hecha, sólo falta el busto y la placa.
En un pequeño bosquecito (foto 9) hay una estatua de la Doña Teodora Torrealba, quien murió hace unos años y que en vida fuera una experimentada locera, fabricante de vasijas y demás artesanías, orgullo de Yay.
Yay era una parada en el camino que los españoles usaban para ir desde El Tocuyo hasta Sanare y más allá.
El caserío es netamente agrícola (cebolla, tomates, melón), con cierta artesanía y su famosas acemitas yayeras (especie de pan).

La Hundición
A unos dos kilómetros de Yay se encuentra un sitio muy interesante por su formación geológica, es llamado "La Hundición". El nombre me pareció un poco raro, yo antes de investigar más sobre esto le decía "El Hundimiento", tal como sería en español moderno, pero todo el mundo le dice así, "La Hundición". Para llegar hasta allí sólo hay que seguir los avisos colocados en sitios estratégicos para guiar al visitante, sólo tuve dudas ya llegando puesto que me encontré con una bifurcación y el aviso puesto allí sólo tenía una flecha hacia la izquierda y la palabra "La" ya que la otra parte se había borrado, asumí que era "La Hundición", por si acaso termina de desaparecer esta importante guía, recuérdese que hay que cruzar a la izquierda a casi 2 kilómetros de Yay, para los que dispongan de un GPS el lugar está en  N 09º 46,025'   W  69º 42,068'.
Finalmente, luego de unos minutos aparece el letrero "Bienvenidos a la Hundición" (N 09º 46,356'   W  69º 42,092'), a una altura de 920 msnm. ¡El primer vistazo emociona!, lo primero que pensé fue que es un tremendo lugar para jugar Combate! (para los menores de 40: Combate! era una serie de TV de los años 60 que mostraba las vicisitudes de una patrulla en la Segunda Guerra Mundial, y muchos de nosotros jugábamos a americanos contra nazis). Provoca meterse por esos laberintos y admirar todas esas extrañas formaciones. Algunas vistas, como la de la foto 8, se ven como si fuera una maqueta del Cañón del Colorado. Me gusta la foto 8, parece como si el árbol fuera uno de los personajes de la leyenda sobre el lugar que a continuación les narro:

Hace muchos años existía allí un pueblo bastante libertino, tenían muy mal comportamiento desdeñando los preceptos religiosos. Hacían fiestas aun los jueves y viernes santos. De alguna manera Dios les había advertido que si seguían con ese conducta los iba a castigar duramente. Un buen día, cuando el pueblo se encontraba en una de esas bacanales, llegó un anciano desconocido pidiendo agua, nadie lo socorrió, sólo una muchacha piadosa de las pocas que quedaban, el forastero le dijo que saliera del pueblo porque pronto Dios se lo iba a destruir, la muchacha fue a su casa a buscar sus cosas, le contó a todos lo que el viejo le había dicho, pero como era de esperarse, nadie le hizo caso. Regresó con el anciano y juntos emprendieron la salida del pueblo. El señor le había advertido que no importa lo que escuchara, no mirara hacia atrás, pero la doncella, a penas escuchar los primeros estruendos volteó su mirada hacia el pueblo e instantáneamente quedó convertida en piedra. Todo el pueblo fue tragado por la tierra, sólo quedaron esas formaciones extrañas como vestigios de lo que una vez fue un poblado próspero pero indecente.

No hay duda que es la misma historia de Sodoma, pero más extraño para mi fue que unas semanas atrás visité a un pueblo en el estado Mérida, San José de Palmira, con casi el mismo cuento. Tanto es así que el sitio donde se hundió el pueblo lo llaman "La Profundidad". Me pregunto, ¿cuántos otros pueblos, no sólo en Venezuela, sino también en el mundo tendrán una leyenda similar?
Es también un lugar arqueológico, por aquí se han encontrado puntas de lanzas tipo "cola de pez", además de raspadores y perforadores de más de 8000 años de antigüedad.

Algo de historia
Era un lugar de referencia en el camino de los españoles entre Sanare y El Tocuyo.

Para llegar allí
En la calle 4 (Don Baudilio Rojas), está la vía hacia Yay, es fácil encontrarla siguiendo los aviso que hay en Sanare. Desde allí se comienza a subir y a unos pocos cientos de metros hay una bifurcación, se toma el camino hacia la izquierda, de una vez comienza la carretera de tierra. Desde allí son uno 7 kilómetros hasta Yay.

Toponimia

Claramente de origen indígena. Le pregunté a un lugareño y me dijo: "Llevamos años investigando y aun no sabemos su significado".

Altura
980 msnm (en la capilla).

Ubicación
N 10º 34,634'   W  69º 32,304' (en la iglesia)
Municipio Andrés Eloy Blanco
Parroquia Pío Tamayo

Pueblos cercanos
Sanare (8 km)
Sabana Grande (14)

Fecha de fotos
21.09.2008
 

Germán Montero Alcalá

Revisión
8 de Octubre 2011

 

www.pueblosdevenezuela.com